Fundación Crisol

A Crisol
le interesa

Compartimos notas, ponencias y artículos periodísticos sobre temáticas afines a nuestro trabajo

Lectura, juego y creación (parte II)

Segunda etapa de formación: Una vez fortalecido el vínculo de los jóvenes con la lectura, focalizamos en la formación de su rol como promotores de lectura.

 

Entre las organizaciones del barrio con las que articulamos y realizamos actividades de promoción de lectura desde 2012 se encuentran: la Escuela de Educación Media N°2 Distrito Escolar 20, la Escuela Primaria N°11 DE 13 y Jardín de infantes N°4 DE 20; el Comedor Comunitario En Haccore, el Centro de Salud y Acción Comunitaria (CeSAC) N° 5, el Jardín Comunitario Conviven y el Club Chicago.

 

Nuestro compromiso con la construcción grupal del aprendizaje marca el rumbo metodológico en todo momento y vamos alternando las prácticas en las instituciones con encuentros destinados a la identificación de aciertos y dificultades y a la planificación de las sucesivas etapas.

 

El equipo de Crisol y los jóvenes promotores realizan una planificación participativa del contenido de las actividades a realizar en las instituciones. Este momento es de suma importancia en la construcción del rol de “puente”, porque implica la selección de textos adecuados y la elección de los recursos didácticos más apropiados según se implemente en la sala de espera del centro de salud, en jardines, escuelas, clubes, comedores, merenderos, etc. Tenemos muy en claro que la réplica no es una repetición mecánica de una experiencia que resultó exitosa; por el contrario, cada caso debe ser pensado en su contexto y orientado a cada público particular.

 

Para el cumplimiento del objetivo específico 2 (Diseño y distribución de Valijas Itinerantes) se mantuvo la modalidad participativa, aunque el equipo de Crisol tuvo un rol más protagónico, guiando las definiciones sobre los contenidos de cada valija.

 

Diseñamos y hacemos circular dos modelos de valijas que, incluyen libros, juegos didácticos, un CD con recursos audiovisuales para acompañar y enriquecer la lectura, y un “recursero” o cuadernillo destinado a docentes, educadores y miembros de organizaciones con propuestas para la mediación de los libros.

 

La dinámica de trabajo puede sintetizarse de la siguiente manera: Los promotores y un integrante del equipo de Crisol que los guía visita una institución del barrio y realiza actividades de promoción, presentando los libros y distintos recursos y soportes para abordarlos. La “valija A” queda en esa institución para que sus referentes puedan acceder y trabajar con ese material. La misma institución recibe una segunda visita a las dos semanas aproximadamente, donde se recogen las experiencias, se conversa con los responsables sobre los contenidos y las dificultades que se presentaron y se realizan nuevas actividades de promoción a partir del uso de una segunda valija, que contiene otros recursos, mientras que la “Valija A” pasa a otra institución. 

 

Los comentarios que vamos recibiendo son incorporados para cuando las valijas se presentan a nuevas instituciones.

 

Las valijas itinerantes constituyen un dispositivo eficaz porque generan un particular dinamismo a la acción de lectura. La circulación del material hace de su contenido un bien colectivo que es utilizado en las diferentes instituciones del barrio, provocando un efecto de igualación/equiparación, ya que todos comparten el acceso al mismo tipo de bien cultural.

 

A su vez, los educadores, profesionales o líderes institucionales adquieren recursos para su trabajo, con lo que se potencia el efecto multiplicador.

 

En los proyectos en curso, los libros que integran las valijas , a partir de la planificación participativa mencionada, resultó de la aplicación de los siguientes criterios:


 

Entre los juegos, por ejemplo, diseñamos un juego de 5 dados con imágenes temáticas específicas: animales, juguetes, partes del cuerpo humano, alimentos y colores. Se incluyen sugerencias para el uso en el aula:

 

 

El objetivo específico 3 (transferencia de la metodología de trabajo a organizaciones de la sociedad civil de otras áreas geográficas de la Ciudad de Buenos Aires) está en proceso de ejecución. La intención es llegar a un espacio geográfico más amplio, potenciando el alcance de la experiencia.

 

PUBLICO DESTINATARIO

Nuestras acciones se dirigen principalmente a jóvenes, adolescentes y niños de Villa Lugano a través del trabajo con organizaciones locales (de gestión estatal y no estatal). La articulación interinstitucional de nuestra estrategia permite darle sustentabilidad a los proyectos y ampliar los ámbitos de interacción de la población. En este proceso, se constituyen también como destinatarios referentes de las organizaciones y equipos docentes que adquieren herramientas conceptuales y pedagógicas y materiales para ampliar el alcance de sus tareas. Tenemos previsto en el marco del proyecto en ejecución distribuir las “valijas viajeras” y transferir la metodología de trabajo a otras organizaciones de la sociedad civil de la Ciudad de Buenos Aires que trabajan con población juvenil y tienen dificultad para acceder al libro y la lectura.

 

Fueron destinatarios de nuestra intervención desde 2012:

 

 

EVALUACIÓN

La revisión y reflexión sobre nuestra experiencia nos ha permitido identificar aciertos y errores y provocar procesos de aprendizaje en quienes estuvieron involucrados.

Realizamos registros de las actividades, observaciones y elaboramos material audiovisual de las distintas instancias. Al finalizar cada una de las actividades realizamos entrevistas a los distintos actores que participaron (jóvenes formados como promotores, equipos directivos y docentes de las instituciones educativas donde se realizaron las prácticas, referentes de otras instituciones, talleristas de Crisol).  Con posterioridad, realizamos una devolución participativa en una jornada de intercambio con representantes de todas las instituciones involucradas, que fue altamente fructífera.

La evaluación de la implementación de nuestra estrategia de promoción de la lectura es muy positiva, especialmente porque:

Los resultados que logramos son múltiples: los jóvenes no sólo aprenden a vincularse placenteramente con la lectura y transformar los libros en un objeto cotidiano, sino que desarrollan su capacidad de réplica, se acercan a otras instituciones del barrio y se sienten reconocidos por sus vecinos en el ejercicio de este rol comunitario.

La edad de los jóvenes y el momento de su escolaridad (5º año) tiene un efecto positivo en su compromiso con la tarea de promoción. Para algunos de ellos significó una primera experiencia en áreas relacionadas con sus futuros estudios (por ejemplo varias de las jóvenes tenían pensado seguir formándose como maestras jardineras e inclusive algunas de ellas lo decidieron como efecto del taller).

El énfasis en la construcción grupal del conocimiento ayuda a la conformación como grupo promoviendo la cooperación y la solidaridad en lugar de la competencia y la rivalidad. El espacio de talleres se puso al servicio de la resolución de conflictos cuando éstos surgieron, a la vez que promovió momentos de reflexión sobre las dinámicas grupales. Por ejemplo, la lectura del libro Willy el tímido, de Anthony Browne, que cuenta la historia de un mono del cual todos se burlan, sirvió como disparador para reflexionar sobre el maltrato entre compañeros.

La distancia generacional entre los jóvenes promotores y los destinatarios de las actividades resultó una estrategia exitosa que contribuyó a darles legitimidad al rol de mediación, más difícil entre coetáneos.

Los niños de las instituciones que recibieron a los promotores descubrieron formas novedosas de acercamiento al libro y la lectura y pudieron relacionarse entre ellos de manera libre y divertida.

Los recursos didácticos utilizados tuvieron, por lo general, muy buena aceptación. Particularmente los docentes de las instituciones educativas donde se realizaron las prácticas resaltaron la importancia de mostrar diferentes maneras de leer los libros. Acompañar o reemplazar la lectura por el canto, el baile, en forma de adivinanzas, la lectura a múltiples voces, el uso de susurradores, etc. llevó a la revisión crítica de sus propias prácticas y al lugar, a veces poco significativo, otorgado al trabajo corporal y expresivo.

La interdisciplinariedad del equipo técnico ha enriquecido las perspectivas y posibilitado abordajes complementarios.

 

BIBLIOGRAFIA

DEVETACH, Laura (2009): La construcción del camino lector. Córdoba: Comunicarte

PETIT, Michèle (2008): Una infancia en el país de los libros. México: Océano Travesía.

 

 

 

Susurro grupal

 

Lectura a tres voces

 

Palitos poeticos

 

 

 

 

 

© 2015 Asociación Civil Crisol Proyectos Sociales. Todos los derechos reservados.

Tte. Gral. J. D. Perón 1671, 10° B. C1037ACE. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina.  TEL/FAX (54 11) 5239-8262.  crisol@crisolps.org.ar

© 2015 Asociación Civil Crisol Proyectos Sociales.
Todos los derechos reservados.


Tte. Gral. J. D. Perón 1671, 10° B.
C1037ACE. C.A.B.A., Argentina.


TEL/FAX (54 11) 5239-8262.


crisol@crisolps.org.ar